Posts Tagged ‘anécdotas’

El peor intento es el que no se hace

2013/03/31

537810_34545692

Quienes hayan leído un poco de este blog (en especial las buenas personas que se tomaron la molestia de suscribirse para recibir actualizaciones), habrán notado que no suelo publicar con mucha frecuencia, y eso en las épocas de actividad, cuando no me encuentro distraído con la vida cotidiana.

Sigo escribiendo, claro. Las mentes creativas no pueden quedarse quietas por mucho tiempo. Pero dedicarse a pulir un artículo que alguien pueda leer es muy distinto de tomar apuntes sobre una nueva raza extraterrestre, un artefacto interesante o protocolos de comunicación entre organismos unicelulares. Un tipo de escritura es libre, sin casi expectativas, pues no está destinada más que a mis propios ojos. El otro va acompañado de una gran cantidad de cuestionamientos y críticas antes incluso de completar su primer borrador. En fin, algunas veces no estoy de humor para todo el trabajo de edición y corrección que el blog ‘exige’.

No soy el único a quien le pasa. La mayoría de los blogs en mi lista de favoritos pueden dividirse en dos categorías: los que actualizan prácticamente a diario (¡gente con esa experiencia y dedicación que ya me deseara!), y los que mueren por inanición luego de unas cuantas entradas, los huérfanos, los olvidados.

Cuando inicié este proyecto imaginaba que tres artículos semanales serían pan comido, pero el entusiasmo de los primeros días se agota, y cuando no es reemplazado por una buena dosis de terquedad y disciplina la cosa no avanza demasiado.

Lo mismo más o menos ocurre con la mayoría de quienes nos aventuramos en el campo minado de la escritura de ficción. Usualmente hacen falta varios intentos fallidos antes de aquél primer éxito. La mayoría se rinde sin haber casi hecho el intento.

Las razones pueden ser muchas, pero casi siempre se trata de meras excusas como la supuesta falta de tiempo, el cansancio, las distracciones… Todas estas son condiciones que, a excepción de los casos más extremos, suelen ser susceptibles de modificación. No, el verdadero motivo por el cual nos cuesta completar un proyecto de esta envergadura es la falta de ganas. Se dice que quien verdaderamente quiere hacer algo encuentra soluciones, y quien no quiere encuentra excusas. Todo es cuestión de actitud.

¿Que a dónde voy con todo esto?

Pues bien, es 31 de marzo y mañana como todos los años da inicio una nueva edición de NaNoWriMo, esta vez en su variedad  ‘Camp NaNoWrimo‘, para todas aquellas personas osadas e ingeniosas que se atreven, algunas incluso varias veces al año, a emprender la tarea de escribir 50.000 palabras en un mes. Es un reto bastante grande pero no imposible, y nuevamente he decidido intentarlo.

Imagen

De las cuatro oportunidades anteriores en que participé, solamente en una pude alcanzar la meta. Todas las demás fueron abandonadas (por muy diversas excusas) antes de la primera semana. Este año estoy decidido a ganarlo, y para ello me he armado hasta los dientes con toda clase de estrategias, un claro plan de trabajo y sobre todo muchas ganas. También tengo un gran reto: mi pareja y yo esperamos el nacimiento de nuestro hijo para cualquier momento dentro de las próximas dos o tres semanas.

No me importa si a simple vista parece imposible: aun así pretendo hacer mi mejor esfuerzo.

Le invito a acompañarme durante el mes de abril en esta aventura, y si lo desea, a inscribirse también en Camp NaNoWriMo. ¿Qué pasa si fracasamos? Pues nada, habremos adquirido experiencia valiosa de todas formas. Pero no se puede emprender ningún proyecto con una actitud derrotista, así que ¡ánimos!

—————-

PS: también iré publicando consejos, anécdotas y alguno que otro desahogo conforme vaya progresando, todo con la temática del NaNo. Le invito a acompañarme. :)

NaNoWriMo 2011, día 14

2011/11/14

Este mes por segunda vez participo en el más famoso reto anual de escritura creativa: el mes nacional de la escritura de novelas. Para todos aquellos escritores y escritoras que no han oído aun hablar de NaNoWriMo, o el national novel writing month, puedo decirles que se trata de una completa locura. Treinta días seguidos, desde el primero hasta el treinta de noviembre de cada año, en que participantes de todo el mundo se proponen el reto de escribir una novela completa de principio a fin. No se trata de una iniciativa gubernamental de fomento a la literatura, ni existe alguna clase de premio o incentivo más allá de la satisfacción de haberlo intentado y, para algunas personas, alcanzar la meta.

Eso sí, tiene sus reglas: el proyecto debe tener, al final, un mínimo de 50.000 palabras, no se puede escribir propiamente nada antes del primero de noviembre excepto puro planeamiento, y la obra debe poder catalogarse como novela, no ensayo, memoria ni cuento. Claro, tampoco es tan rígido el asunto: si uno ve que su plan de novela va para más de 50.000 palabras puede seguir escribiendo más allá de la fecha límite, siempre y cuando la cantidad mínima sí se alcance en el mes establecido; tampoco se pretende que resulte de todo esto una novela lista así no más para ser publicada, sino un primer borrador el cual tenemos toda libertad de revisar, corregir y modificar a gusto una vez transcurrido el plazo.

¿Es posible lograr semejante reto?
Pues sí, siempre y cuando se mantenga la meta diaria de al menos 1667 palabras. Son muchísimas las personas que alcanzan el objetivo cada año, y de estas una buena parte son estudiantes universitarios o trabajadores de tiempo completo. Es decir, no solo es posible, sino además, posible en los ratos libres del día sin necesidad de ocuparse de lleno en ello. Interesante, ¿no es verdad? Hay quienes alcanzan la meta el último día, pero también unos pocos ya para medio mes –y hasta antes– han llegado a la meta y siguen escribiendo. También están todos los fracasos: la falta de planeamiento, una idea demasiado general y dispersa, exceso de procrastinación e inconveninetes de toda clase confabulan para desmotivar a muchísimos participantes hasta hacerles claudicar.

Al principio mencioné que este es mi segundo intento. El año pasado se me ocurrió participar sólo para ver cómo me iba. De hecho, comencé varios días tarde, y me encontraba trabajando no solo tiempo completo, sino además haciendo extras en un lugar de difícil acceso. Además, tras unos pocos días de hacer el esfuerzo caí en cuenta de que en realidad no tenía un plan claro de la historia a contar, ni siquiera de los personajes. En fin, el asunto fue un completo desastre desde todo punto de vista.

Este año, ya con la experiencia anterior y además con el apoyo de mi pareja, una escritora más experimentada y disciplinada que yo quien también participa con su propia propuesta novelística, las cosas marchan muy distinto.

En primer lugar, nos propusimos la meta desde el año pasado, y por lo menos desde finales de setiembre y durante todo octubre dedicamos cada uno suficiente tiempo y esfuerzo para ir preparando el plan de obra. Probamos métodos distintos, y donde ella realizó un esquema puntual, con suficientes anotaciones y bastante espacio para la creatividad y la improvisación, yo me preocupé por realizar una propuesta muy detallada, con lujo de explicaciones, desglose escena por escena, y hasta fichas de ambientación y personajes. Ella está escribiendo una novela de ciencia ficción contemporánea, y yo, una de fantasía sobrenatural. Otro de los factores distintos de esta ocasión es este blog, recién nacido el primero de este mismo mes, por lo cual además de NaNo van estos artículos de vez en cuando; es decir, un reto adicional (reto que mi pareja, faltaba más decirlo, lleva ya dos años de estar sosteniendo con éxito).

¿El resultado? Hoy, 14 de noviembre, apenas voy llegando a las 16.000 palabras. El sitio oficial de NaNoWrimo provee a los participantes de una útil herramienta para llevar el control de lo escrito. Según ella, mi progreso actual me pone todavía por debajo de las 23.300 palabras que debería tener antes de esta media noche. Es decir, llevo un promedio de apenas 1.150 diarias (en algunos días no escribí ni jota, mientras que hoy llevo ya 3.000 palabras y contando); para alcanzar la meta dentro del plazo necesito un promedio de 2.000 palabras para cada uno de los días restantes. No será tarea fácil, pero tampoco imposible.

En estos 14 días he podido experimentar lo que nunca antes con un proyecto novelístico. Por primera vez he podido sentir lo que significa tener un plazo estricto para una obra de semejante tamaño (ni por asomo igual a los muchos ensayos de mis tiempos estudiantiles). También me doy cuenta del cansancio y estrés generados por la tarea diaria de escritura, en vez de la relajada satisfacción de unas pocas páginas escritas en toda la semana. Un estrés, por lo demás, bastante parecido al dolor muscular luego de una buena sesión de ejercicio: uno se siente exhausto, pero al mismo tiempo está la adrenalina y la alegría de otro día más superado con éxito. Lo mejor de todo es comprobar que, efectivamente, sí puedo lograrlo.

Todavía me falta mucho por avanzar, pero conforme pasan los días voy sintiendo la transformación interna, psicológica, resultado de tanto esfuerzo. ¿Llegaré a terminarlo a tiempo? Aun no lo sé. Les cuento el primero de diciembre.

A %d blogueros les gusta esto: