Posts Tagged ‘procrastinación’

La resistencia a escribir

2014/08/31

ID-100236205

Imagen cortesía de Witthaya Phonsawat, FreeDigitalPhotos.net

 

La llamamos procrastinación, por darle un nombre altisonante, por creernos la glamorosa ilusión de que es algo muy grande —y por tanto, fuera de nuestras manos—. Pero en realidad no es más que miedo.
Toda resistencia es miedo a algo. Nos resistimos porque no queremos, como un niño que no quiere comer sus vegetales aunque sean buenos para su cuerpo. Entonces buscamos excusas, juegos, distracciones, hasta otras tareas en apariencia importantes, cualquier cosa con tal de no enfrentar esa página en blanco, esa historia que suena tan maravillosa en nuestra mente cuando nos asalta en la ducha, pero que a la hora de la hora no llegamos nunca a poner en papel.

¿A qué le tenemos miedo? No es a lo que podemos llegar a ser. Es decir, la escritura como medio de vida, como fuente de sustento y realización, y no como mero pasatiempo. No es a que nos reconozcan en la calle, o a las otras muchas consecuencias de tener una obra o varias en los anaqueles de las librerías. No, el miedo es al cambio mismo.

No queremos dejar de ser.

Independientemente de si somos fracasados o exitosos, si nuestra vida es satisfactoria o está llena de frustraciones, escribir significa transformarse. La mayoría de escritores concuerda en que el acto mismo de la escritura es su mejor terapia. Pero el inconsciente se resiste al cambio, pretende que el mundo sea predecible, llegar a conocer todos los pormenores de la existencia para evitar modificarse. El eterno sueño de vivir por siempre, de ser siempre iguales.

No queremos cambiar, y la escritura es una tarea transformadora.

Lo que el inconsciente no comprende —no puede—, es que él mismo no es más que un conjunto de programaciones ciegas, un servomecanismo cual piloto automático, incapaz de novedad, de frescura. Quienes realmente somos, los seres conscientes, despiertos, espirituales más allá del mero vehículo de la carne, no podemos restringirnos a los límites de lo cotidiano y predecible. Somos seres VIVOS, y la vida implica siempre cambio, adaptación, lucha.

Negarse a ese constante movimiento, a ese avance, esa expansión de la consciencia a través de la incansable experiencia cotidiana, es negarse a la vida misma, y todo organismo que se estanca comienza inexorable su decaimiento y muerte.

Escribamos, pues, como un acto de amor a la vida. Y cuando el oculto deseo del sueño, de la permanencia inmóvil asome desde su oscuro escondrijo, escribamos con aún mayor fuerza, con más grande ahínco, hasta que decida reptar nuevamente hasta su caverna. Escribamos como un acto de protesta contra nuestra propia inseguridad. Escribamos con el alma, con la sangre de nuestras arterias, en un acto redentor de vida invocando a la Vida y consagrándonos a Ella.

Escribamos para vivir, porque no hacerlo es estar muertos y no saberlo.

Quien pueda entender, que entienda.

Retomar un proyecto

2012/05/04

El día de hoy mi pareja y yo hemos decidido retarnos otra vez en una maratón de escritura al estilo de NaNoWriMo para el resto de este mes. De hecho, se trata de retomar precisamente las novelas empezadas en noviembre y abandonadas hasta ahora.

¿Funcionará? Tal vez sí, seamos optimistas.

En buena teoría, si ya lo hicimos una vez nada nos impide repetir la experiencia. En esta ocasión, sin embargo, hay algunas circunstancias en contra.

La primera es empezar en frío. El año pasado nos preparamos física y psicológicamente para el reto: cancelamos compromisos, abarrotamos la alacena de comida chatarra, preparamos esqueletos detallados de la obra, nos familiarizamos con el mundo y los personajes. En cambio ahora debemos comenzar por recuperar el hilo perdido, sintonizarnos nuevamente con esa idea de numerosas ramificaciones.

La segunda es el tiempo. Ya para hoy son tres (casi cuatro) días de retraso, y la cantidad meta de palabras por día se va agrandando lenta pero irremediablemente.

¿La estrategia? Pues muy simple: ¡no procrastinar!

Si algo me enseñó el último NaNo fue que el peor enemigo del escritor es la distracción, así que ahora lo primero es eliminar de la MacBook y el iPad todas las aplicaciones superfluas en las que pueda sumergirme por más de 15 minutos a la vez.

Otra acción necesaria es la de llevar un control estricto del tiempo dedicado a redes sociales y correo electrónico. En este sentido echaré mano a los conductistas, no ingresando a Facebook, Twitter o mi buzón de Yahoo hasta no completar la cantidad diaria de palabras.

Y por supuesto, leer. Tengo unas 70.000 palabras de la novela, entre bocetos, fichas y apuntes varios, que debo releer con cuidado para ubicarme de nuevo en mi historia. Aun así escribiré hoy mi cuota de 1800 palabras (por el retraso), sin importar que luego deba eliminar o reescribir para ajustar al resto.

Un reto, sobre todo si se hace en pareja o con amigos, resulta más llevadero y entretenido. Les invito a unirse a esta maratón de escritura improvisada y a compartir conmigo sus experiencias.

Al final del mes veremos cómo ha resultado.

¡Feliz escritura!

NaNoWriMo: Recuperar la cordura

2011/12/15

Hoy es 15 de diciembre. La locura de NaNoWriMo terminó hace ya dos semanas, pero volver a una rutina diaria de escritura se ha tornado en una tarea sumamente difícil. Cada día me siento frente a la pantalla y, tras unos minutos contemplando su negrura, termino apretando el botón de encendido solo para dedicar todo mi tiempo creativo a procrastinar miserablemente.

No creo que se trate realmente del famoso ‘bloqueo’: curiosamente no me faltan ideas, y las ganas de escribir parecen muy reales mientras me preparo el desayuno. Pero es frente a la pantalla donde todo eso pareciera no valer nada. No se trata de problemas de motivación o creatividad; simplemente, mi cerebro está exhausto.

¿Suena conocido?

A todos nos pasa alguna vez, o hasta muchas dependiendo de nuestra actividad predilecta y con cuánta intensidad la pongamos en práctica. No importa si se trata de labores físicas como algún trabajo manual o hacer deporte, o si son más bien tareas mentales, como el estudio, la resolución de problemas o simplemente pasarse todo el día lidiando con clientes y compañeros de trabajo. Tarde o temprano deseamos tirar la metafórica toalla y darnos por vencidos, dejar todo atrás, alejarnos huyendo de todo cuanto nos agobia… En mi caso, el exeso de escritura en noviembre me ha hecho perder incontables horas frente a toda clase de pantallas, haciendo cualquier cosa menos continuar con mis proyectos literarios.

Tampoco soy el único. Luego de revisar foros y comentarios de otros participantes, pareciera tratarse de un mal generalizado. Diciembre es para esta maratón creativa como la resaca al día siguiente de una borrachera. Nuestra mente necesita descanso, pero también desintoxicarse de tantas palabras, tantas ideas al vuelo, noches en vilo y tensión por llegar a la meta.

¿La solución?

A veces basta con darle tiempo a las cosas, dejarlas que vuelvan por sí mismas al cauce normal. Entender la situación y aceptarla sin culpabilizarse también puede ser de gran ayuda. Después de todo, el agotamiento ocurre tras un esfuerzo tremendo, un esfuerzo que nos hace más fuertes, más capacitados para la próxima vez. Este hiato es pasajero; la experiencia obtenida nos quedará para el resto de nuestra existencia. Parece un intercambio bastante favorable.

Entre tanto el cine, la comida chatarra, las distracciones de todo tipo, buena compañía, un libro que nos mantenga despiertos hasta la madrugada… todo ello contribuirá a que recobremos prontamente la cordura.

¡Feliz descanso!

A %d blogueros les gusta esto: