Archive for the 'Exposición y ambientación' Category

Inspirarse en imágenes

2012/05/23

En mi último artículo escribí sobre lo útil que resulta poseer un archivo de imágenes para sacar de ellas inspiración literaria. Lo que no dije fue lo que hago yo con esas imágenes, y me parece oportuno retomar aquí ese tema. Espero que esto le dé algunas ideas prácticas para incorporar en su vida de escritura.

Recuerde los detalles

Una fotografía nos puede servir de referencia a la hora de redactar un pasaje donde nos interesa presentarles a nuestros lectores una imagen viva de cómo se ve un lugar, un rostro, un objeto. En vez de depender exclusivamente de nuestra memoria, tener una fotografía a la vista nos permite mantener siempre cierta congruencia en las descripciones, sin importar cuán extensa sea nuestra obra. (Dicen que J.R.R. Tolkien debió empezar a tomar nota de cómo iban vestidos sus personajes en El Hobbit luego de que su hijo Christopher le reclamara, decididamente indignado, que en la historia de la noche anterior el jefe de los enanos llevaba una capa amarilla, y a la noche siguiente su capa se había tornado verde musgo).

Déjese inspirar

Por más cliché que suene el dicho de “una imagen vale más que mil palabras”, lo cierto es que detrás de ese rostro pueden esconderse incontables anécdotas, y en esa habitación puede haber ocurrido toda clase de situaciones. Hágase preguntas cada vez que analice los detalles de una foto. ¿Qué estará pensando esta persona? ¿Quién vive en esa casa? ¿Cuál es el secreto de este pozo? Elija cualquier elemento del cuadro e intente contestar preguntas básicas como estas hasta dar con un tema satisfactorio. No importa si el resultado no calza con su proyecto actual, algún día podría serle útil.

No dude en hacer cambios

La fotografía es una ayuda, no un monumento inamovible. ¿A la señora de la casa le gusta el verde? Entonces la alfombra amarilla en nuestra foto de referencia puede cambiar de color sin ningún problema. No hace falta alterar la imagen en photoshop; basta con tomar los apuntes necesarios y, eso sí, mantenerlos en un sitio de fácil acceso (idealmente en una ficha describiendo el escenario utilizado, al estilo de las fichas de personaje).

Aproveche su espacio de trabajo

Si le resulta cómodo (por ejemplo, si no es algo que le estorbe al resto de su familia), coloque en un lugar visible las imágenes que esté utilizando para escribir. Desde el fondo de escritorio y el salvapantallas de su computadora, hasta una pizarra de corcho o un portarretratros cercano, tener estos cuadros donde pueda verlos constantemente le ayudará a mantenerse en sintonía con la historia. También es muy posible que le ayuden a ‘sentirse ahí’, en el caso de lugares, de imaginar los pensamientos y palabras en caso de un personaje, además de otras muchas posibilidades.

Tenga cuidado con los derechos de autor

Esto es una pequeña advertencia, por aquello de no meterse en enredos legales. A menos que la imagen de referencia la haya creado usted, es bastante probable que esté protegida por derechos de propiedad intelectual. No utilice tales fotografías o ilustraciones en su obra publicada sin obtener primero los derechos de uso. Tampoco incorpore en su ficción descripciones precisas de escenas tomadas de ilustraciones de algún artista; en cambio, altere detalles hasta volverlo algo nuevo. El truco está en tomarse libertades poéticas y aprovechar nuestra imaginación… o dar los créditos respectivos.

¿Y usted cómo utiliza ayudas visuales?

¡Feliz escritura!

Consejos para aclarar ideas difíciles

2011/12/07

De los muchos inconvenientes que podemos enfrentar en este arduo oficio de las letras, uno bastante molesto es tratar de explicar algún punto abstracto o idea confusa sin por ello recurrir a incontables notas al pie, diagramas, conversaciones inverosímiles o largos pasajes expositivos, pues todo ello nos asegura perder en poco tiempo la atención y complicidad de nuestros lectores.

He aquí algunas recomendaciones sencillas para aclarar ideas complicadas en relativamente poco tiempo. Utilice cada una por separado o en conjunto, y no dude en agregar sus propias estrategias para llevar luz a un pasaje algo oscuro.

Lenguaje en común. Trate de evitar los términos técnicos o la jerga profesional en la medida de lo posible, a menos de tener plena seguridad de que el público ya conoce dicho término. Una forma de lograr esto es introducir la palabra o concepto algún tiempo antes de su uso en la explicación. Si por ejemplo es crucial que en determinado punto de su texto se utilice el concepto de relatividad para explicar la teoría del espaciotiempo de Einstein, asegúrese de preparar al lector con antelación, tal vez una o dos secciones antes, trabajando primero la relatividad por separado y sin exigir otros conomimientos previos. Es decir, construya primero un lenguaje compartido con los lectores, y sobre esta base vaya armando el andamiaje de ideas piso por piso.

El valor de una metáfora. ¿Cómo le explicamos a un niño pequeño lo que es la muerte? Pues mucha gente recurre a comparaciones con otros eventos o experiencias que el niño conozca, para luego añadir un poco más de detalle. “Mami está dormida, y ya no se puede volver a despertar.” De la misma forma, el uso de comparaciones, símiles, metáforas, alegorías y símbolos (siempre y cuando resulten fáciles de comprender en sí mismos) puede ayudar al esclarecimiento del tema sin desviar demasiado la atención del lector. Eso sí, cuídese de no sonar condescenciente ni de subestimar intelectualmente a su audiencia.

La ignorancia es bendición. Nunca ponga a dos personajes a darse explicaciones mutuamente sobre un asunto que ambos dominan. Imagínese escuchar una conversación entre dos abogadas, y que una le diga a la otra “Como ya sabes, el derecho de hábeas corpus consiste en que nadie puede ser privado de libertad sin que se formule una acusación en su contra”. Esto resulta inverosímil simplemente porque en la vida real la gente da por un hecho aquello que los demás ya saben. En cambio, ponga al experto a explicar el concepto a una persona que de ningún modo podría saber ni jota al respecto. Muchos autores reconocidos cuentan la historia desde el punto de vista del personaje que menos sabe, precisamente para que en su descubrir el mundo o las situaciones, también los lectores puedan hacerlo de forma natural.

No lo cuente, ¡muéstrelo! Esta es tal vez la regla más famosa de la escritura creativa, y por buenos motivos. Las abstracciones y explicaciones teóricas son difíciles de asimilar debido a que el cerebro piensa principalmente en imágenes, no en palabras. La mente siempre hace un esfuerzo por utilizar imágenes concretas y concatenarlas en un orden lógico a fin de poder retener los conceptos que representan. ¿Qué es más fácil de recordar, una larga explicación sobre la teoría de la fuerza mecánica, o una demostración con pesos y palancas? Ayudemos a nuestros lectores proporcionando imágenes definidas y concretas que permitan por una parte retener la explicación, y por otra, hacerla amena o inclusive ayudar a eliminarla por completo.

Seguramente a usted se le ocurrirán otras muchas formas de explicar sin aburrir. ¿Qué le parece si nos comparte alguna?

¡Feliz escritura!

Herramientas: Mapas de Google

2011/11/17

El Támesis y la torre de Londres, Google Maps

La descripción vívida de la ambientación es, por lo general, indispensable en la escritura de narrativa tanto como en cierta clase de ensayo o las memorias. El objetivo es transportar al lector hasta un punto concreto en el espacio, y que resulte tan real que por un rato se olvide de estar leyendo. Esta inmersión total en la historia solo es posible con una buena ambientación, y para lograrlo debemos mantener siempre la ilusión de realidad que solo el conocimiento detallado del sitio puede darnos. Pero no siempre tenemos la posibilidad de visitar personalmente el lugar donde ocurren los eventos de nuestra trama, ya sea por la distancia o por otros factores. Ahí es cuando herramientas como los mapas de Google pueden resultar de gran utilidad.

La mayoría de aparatos con un navegador de Internet pueden aprovechar estos mapas. Ya sea que los busquemos desde una PC de escritorio, una Macbook, un smartphone, iPad y otras tabletas, o hasta en sistemas Linux; el acceso a la WWW es nuestro principal requisito. Podemos visitar directamente la página oficial en español, http://maps.google.es/ para acceder a las funciones de localización, topografía, fotos de satélite, coordenadas globales, y hasta indicaciones sobre cómo llegar desde un punto a otro en el mapa. Los aparatos móviles tienen además la posibilidad de instalar una buena variedad de aplicaciones gratuitas o de pago con algunas de las funciones de Google, o inclusive más (en algunas aplicaciones se puede guardar el mapa para consultarlo aún sin conexión a la red). Eso sí, algunas de las funciones, como la vista de satélite o las fotografías, no están disponibles siempre, sobre todo si se conecta desde un aparato móvil.

Sea cual sea el medio para acceder a los mapas, estas son algunos de los usos prácticos que podemos darles:

Para recorrer lugares que nunca hemos visitado. Supongamos por un momento que deseamos ambientar nuestro relato en algún sitio lejano y relativamente exótico, como Edimburgo en Escocia, o Chennai en India. ¿Cómo son las calles? ¿Cuáles edificios importantes o puntos de referencia puedo encontrarme? ¿Cómo es el terreno? ¿Cuántos parques o plazas hay? Estas preguntas y muchas otras las podremos contestar con tan solo localizar el sitio en el buscador integrado y observar detenidamente el mapa. Podemos elegir entre solo ver las calles y edificios, solo la vista de satélite, o una combinación de ambos (¡mi preferida!).

Para recordar lugares en los que ya estuvimos. Esto es particularmente útil al escribir memorias, ensayos, o inclusive piezas históricas. Tal vez tenemos la idea de un relato situado en nuestro pueblo natal, pero no recordamos muchos de los detalles. O acaso deseamos escribir una reseña sobre un lugar turístico al que fuimos hace tiempo, como un hotel de montaña o una ciudad costera. El mapa no solo servirá para saber cómo se ve el sitio, también ayudará a refrescar nuestra memoria sobre las cosas vividas ahí cuando visitamos. Si tuviéramos fotografías o volantes del lugar, un exelente ejercicio es tratar de ubicar cada uno en el mapa, y tomar nota de los recuerdos que nos suciten.

Fotos de usuarios, Google Maps

Para obtener imágenes del lugar. Un mapa es muy práctico no sólo para averiguar algunos nombres locales, sino también cuando estamos buscando fotografías o imágenes. Esto podemos hacerlo directamente desde la página de mapas, o en Google imágenes y otros mecanismos de búsqueda, como Bing o Yahoo. Si va a buscarlas desde otro sitio, simplemente localice los nombres de calles, edificios o sitios de interés, escríbalos entre comillas en el espacio en blanco y pulse sobre el botón de ‘buscar’. Eso sí, tenga cuidado con las imágenes resultantes: la mayoría pueden no estar relacionadas en lo más mínimo con el lugar que busca. Es necesario ir una por una y leer la página de Internet original para saber si nos sirve. Y no olvide que estas imágenes por lo general están protegidas por derechos de autor. Consulte a su dueño si desea utilizarlas en algo distinto de simplemente recabar información.

Torre de Londres, Google Maps

Para analizar edificaciones. Ya se trate de un centro comercial, un autódromo, una catedral, la vista de satélite puede darnos un caudal de información sobre construcciones de todo tipo, como orientación de sus muros, fuentes de iluminación, principales vías de acceso, etcétera. Además, en Google Earth existe la función de vista en tres dimensiones, y aunque no está disponible para todo, sí al menos podemos utilizarla con edificios famosos, como la catedral de Chartres o la torre de Londres (además de incontables ciudades alrededor del mundo que ya cuentan con vista completa en 3D).

Si además de todas estas funciones ‘a distancia’ tenemos la posibilidad de visitar el sitio, podemos previamente imprimir el mapa con suficiente acercamiento como para poder marcar puntos específicos y hacer anotaciones. Supongamos que nuestra ubicación es un cementerio, y queremos averiguar cuáles son algunas de las tumbas de personajes famosos, o marcar las estatuas más interesantes. ¿No sería maravilloso tener una fotografía aérea del sitio para indicar exactamente dónde está cada cosa? Luego podemos utilizar nuestro mapa anotado para una descripción precisa en nuestra obra.

Esta herramienta no es indispensable. Si lo preferimos, podemos por ejemplo buscar un mapa impreso, una guía turística, algún libro sobre el lugar. Pero los mapas de Google tienen las ventajas de ser gratuitos, de fácil acceso, estar bastante al día, e incluir muchos más detalles de los que un mapa impreso permite. Espero le sea de gran utilidad en su proyecto.

¡Feliz escritura!

A %d blogueros les gusta esto: