Herramientas: Mapas de Google

2011/11/17

El Támesis y la torre de Londres, Google Maps

La descripción vívida de la ambientación es, por lo general, indispensable en la escritura de narrativa tanto como en cierta clase de ensayo o las memorias. El objetivo es transportar al lector hasta un punto concreto en el espacio, y que resulte tan real que por un rato se olvide de estar leyendo. Esta inmersión total en la historia solo es posible con una buena ambientación, y para lograrlo debemos mantener siempre la ilusión de realidad que solo el conocimiento detallado del sitio puede darnos. Pero no siempre tenemos la posibilidad de visitar personalmente el lugar donde ocurren los eventos de nuestra trama, ya sea por la distancia o por otros factores. Ahí es cuando herramientas como los mapas de Google pueden resultar de gran utilidad.

La mayoría de aparatos con un navegador de Internet pueden aprovechar estos mapas. Ya sea que los busquemos desde una PC de escritorio, una Macbook, un smartphone, iPad y otras tabletas, o hasta en sistemas Linux; el acceso a la WWW es nuestro principal requisito. Podemos visitar directamente la página oficial en español, http://maps.google.es/ para acceder a las funciones de localización, topografía, fotos de satélite, coordenadas globales, y hasta indicaciones sobre cómo llegar desde un punto a otro en el mapa. Los aparatos móviles tienen además la posibilidad de instalar una buena variedad de aplicaciones gratuitas o de pago con algunas de las funciones de Google, o inclusive más (en algunas aplicaciones se puede guardar el mapa para consultarlo aún sin conexión a la red). Eso sí, algunas de las funciones, como la vista de satélite o las fotografías, no están disponibles siempre, sobre todo si se conecta desde un aparato móvil.

Sea cual sea el medio para acceder a los mapas, estas son algunos de los usos prácticos que podemos darles:

Para recorrer lugares que nunca hemos visitado. Supongamos por un momento que deseamos ambientar nuestro relato en algún sitio lejano y relativamente exótico, como Edimburgo en Escocia, o Chennai en India. ¿Cómo son las calles? ¿Cuáles edificios importantes o puntos de referencia puedo encontrarme? ¿Cómo es el terreno? ¿Cuántos parques o plazas hay? Estas preguntas y muchas otras las podremos contestar con tan solo localizar el sitio en el buscador integrado y observar detenidamente el mapa. Podemos elegir entre solo ver las calles y edificios, solo la vista de satélite, o una combinación de ambos (¡mi preferida!).

Para recordar lugares en los que ya estuvimos. Esto es particularmente útil al escribir memorias, ensayos, o inclusive piezas históricas. Tal vez tenemos la idea de un relato situado en nuestro pueblo natal, pero no recordamos muchos de los detalles. O acaso deseamos escribir una reseña sobre un lugar turístico al que fuimos hace tiempo, como un hotel de montaña o una ciudad costera. El mapa no solo servirá para saber cómo se ve el sitio, también ayudará a refrescar nuestra memoria sobre las cosas vividas ahí cuando visitamos. Si tuviéramos fotografías o volantes del lugar, un exelente ejercicio es tratar de ubicar cada uno en el mapa, y tomar nota de los recuerdos que nos suciten.

Fotos de usuarios, Google Maps

Para obtener imágenes del lugar. Un mapa es muy práctico no sólo para averiguar algunos nombres locales, sino también cuando estamos buscando fotografías o imágenes. Esto podemos hacerlo directamente desde la página de mapas, o en Google imágenes y otros mecanismos de búsqueda, como Bing o Yahoo. Si va a buscarlas desde otro sitio, simplemente localice los nombres de calles, edificios o sitios de interés, escríbalos entre comillas en el espacio en blanco y pulse sobre el botón de ‘buscar’. Eso sí, tenga cuidado con las imágenes resultantes: la mayoría pueden no estar relacionadas en lo más mínimo con el lugar que busca. Es necesario ir una por una y leer la página de Internet original para saber si nos sirve. Y no olvide que estas imágenes por lo general están protegidas por derechos de autor. Consulte a su dueño si desea utilizarlas en algo distinto de simplemente recabar información.

Torre de Londres, Google Maps

Para analizar edificaciones. Ya se trate de un centro comercial, un autódromo, una catedral, la vista de satélite puede darnos un caudal de información sobre construcciones de todo tipo, como orientación de sus muros, fuentes de iluminación, principales vías de acceso, etcétera. Además, en Google Earth existe la función de vista en tres dimensiones, y aunque no está disponible para todo, sí al menos podemos utilizarla con edificios famosos, como la catedral de Chartres o la torre de Londres (además de incontables ciudades alrededor del mundo que ya cuentan con vista completa en 3D).

Si además de todas estas funciones ‘a distancia’ tenemos la posibilidad de visitar el sitio, podemos previamente imprimir el mapa con suficiente acercamiento como para poder marcar puntos específicos y hacer anotaciones. Supongamos que nuestra ubicación es un cementerio, y queremos averiguar cuáles son algunas de las tumbas de personajes famosos, o marcar las estatuas más interesantes. ¿No sería maravilloso tener una fotografía aérea del sitio para indicar exactamente dónde está cada cosa? Luego podemos utilizar nuestro mapa anotado para una descripción precisa en nuestra obra.

Esta herramienta no es indispensable. Si lo preferimos, podemos por ejemplo buscar un mapa impreso, una guía turística, algún libro sobre el lugar. Pero los mapas de Google tienen las ventajas de ser gratuitos, de fácil acceso, estar bastante al día, e incluir muchos más detalles de los que un mapa impreso permite. Espero le sea de gran utilidad en su proyecto.

¡Feliz escritura!

Anuncios

2 comentarios to “Herramientas: Mapas de Google”

  1. Jacqueline Murillo Says:

    ¡Muy buenos consejos! Siempre me acuerdo de Julio Verne y sus detalladas descripciones en novelas de viajes como Los hijos del capitán Grant. En mi infancia las disfrutaba porque me mostraban mundos tan exóticos para mí como los Andes o la pampa argentina (a mí, en Centroamérica, me siguen pareciendo exóticos). Luego supe que Verne no salió de Francia y todos sus libros los escribía gracias a que siempre estaba muy bien informado, con toda clase de mapas, relatos de viajeros, revistas de sociedades de geografía… Y si él pudo sin internet… ¿qué más podemos hacer ahora?


    • ¡Me encanta ese dato! Mantenerse bien informados es parte de las tareas de toda persona que desee escribir, aun si nuestro género preferido es la fantasía, pero con más razón aún si se trata de temas de actualidad, ciencia ficción o novela histórica. Saludos y gracias por el comentario.


¿Y usted qué opina? ¡Escriba aquí su comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: