Escritura libre: dígale adiós al bloqueo

2011/11/07

Toda persona que por algún motivo se vea en la necesidad de escribir, ya sea por razones académicas, laborales o de otro tipo, llega tarde o temprano a sentirse falta de inspiración. Este famoso ‘bloqueo del escritor’ puede darse por muchos motivos, uno de ellos el simple hecho de tener al frente una página (o pantalla) en blanco. Para romper ese punto muerto existen muchas estrategias, y una de ellas es bastante simple: escribir. Escribir sin pensar, sin juzgar, sin planear, sin darle tiempo al inconsciente de hacernos una zancadilla.

No se trata de hacer escritura ‘automática’, sino de más bien desconectar todos los mecanismos de autocrítica. Escriba lo primero que se le ocurra, sin importar lo ridículo, descabellado, incoherente o incendiario que pueda parecerle al principio. Su escritura inicial no será la misma que llegue a ver la luz más adelante, sino una forma de decirle al inconsciente “¡ponte ya a trabajar!” Siempre habrá tiempo luego para organizar las ideas; eliminar palabras, frases, párrafos; añadir argumentos y ejemplos faltantes; pulir un diálogo. Pero eso sí, nada de eso podrá hacerlo mientras no tenga algo ya escrito para trabajar.

¿Qué pasa si no tiene un tema para escribir? Este ejercicio es más fácil si ya tiene una idea general de aquello que desea explorar. Pero si no la tiene, simplemente no se preocupe y escriba lo primero que se le venga a la cabeza, sin importar si se trata de una lista de compras, alguna tarea pendiente, su programa favorito de televisión… Lo importante es ejercitar el músculo creativo. Una vez rompa el bloqueo psicológico y empiece a escribir, existen buenas posibilidades de encontrar un tema sobre la marcha, pero lo primero es echarse a andar.

¿Qué pasa si se queda atascado? La idea es escribir sin parar, sin detenerse a pensar mucho, sin juzgar. Nos quedamos atascados cuando tratamos de escribir algo específico –con buena ortografía, puntuación y gramática– que alguien pueda leer. Es decir, estamos ya juzgando lo escrito, no le estamos dando una oportunidad. ¡Pero en este ejercicio olvídese de eso! Escriba tan rápido como pueda, ya sea con lápiz, pluma o teclado, sin revisar, sin casi poner atención al resultado. Algo que a veces me sirve es de hecho cerrar los ojos y, habida destreza en mecanografía, imaginar una escena o lugar muy vívidamente, y comenzar a escribir pero sin abrir los ojos para corregir errores, ya luego habrá tiempo para eso.

Ya escribí por diez minutos, ¿ahora qué? Ahora es el momento para tomar un marcador brillante y leer con cuidado el fragmento. No vamos a hacer corrección de estilo ni nada similar; la verdad, ese pequeño texto no será –excepto en raros casos– algo que podamos utilizar en sí mismo, al menos no en ese estado. En vez de eso, vamos a buscar entre los renglones algo interesante, alguna palabra, frase o idea que logre atrapar nuestra atención. Resaltaremos todo esto y lo utilizaremos para construir un tema más concreto y específico en fase de reescritura, esta vez haciendo todas las pausas y reflexiones necesarias.

La escritura libre es un medio de romper los bloqueos psicológicos que nos impiden comenzar a escribir, pero una vez roto el bloqueo casi siempre las palabras empezarán a fluir con mayor facilidad. Además, sirve para estimular la creatividad y atrapar ideas al vuelo. Demuéstrele a su inconsciente quién manda y en poco tiempo empezará a ver los resultados.

¡Feliz escritura!

Anuncios

4 comentarios to “Escritura libre: dígale adiós al bloqueo”


  1. Muy bueno, lo pondré en práctica cuando me halle falto de inspiración.

    A mi me sucede muchas veces que tengo varias ideas para escribir pero no encuentro las palabras ni el estilo para manifestarlo en el papel de una forma que me deje satisfecho.
    También me ocurre que son tantas las palabras y las ideas que quiero escribir que, al tratar de procesarlo todo de una vez por temor a que después no tenga tiempo y se me olvide, experimento una especie de cuello de botella y todas las ideas se quedan atascadas a la salida causando que me bloquee o que escriba cosas muy vagas y desprovistas de forma (y alejadas de lo inicialmente proyectado). ¿Alguna sugerencia práctica?.


    • Cuando esto me sucede por lo general comienzo por tomar apuntes rápidos de cada idea, no en oraciones completas sino en forma de palabras clave (como las notas tomadas en clase). Si dispongo de mi iPad y teclado externo, las redacto un poquito mejor, pero si solo tengo tinta y papel prefiero hacer una especie de mapa mental improvisado. Podemos dividir la página en partes más o menos iguales para cada idea (por ejemplo, dibujar una cruz para dividir en cuatro) y apuntar el tema central en letras grandes al centro o encima de cada división; luego agregamos los detalles según se nos vayan ocurriendo. Lo importante es que las ideas no se pierdan, así que no debemos preocuparnos por ahora del lenguaje y la forma. Eso sí, una vez hecho esto hay que ir una por una y agregar más detalles, desarrollar un poco. Me ha pasado que apunto algo de esta forma y al día siguiente no recuerdo el significado de alguna de las frases más escuetas.
      Espero que esto sea de ayuda, y muchas gracias por el comentario.


  2. Cierto, a mí también me pasa lo que mencionaste, de que al día siguiente no recuerdo que era lo que trataba de transmitir o lo que quería decir alguno de mis apuntes.

    Por todo lo demás, los consejos se oyen bastante prácticos. Me serán de utilidad.

    ¡Gracias!


¿Y usted qué opina? ¡Escriba aquí su comentario!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: